El precio del Si bemol

Foto tomada en Central Park, NYC

Foto tomada en Central Park, NYC

Hace ya algunos meses tuve un sueño premonitorio, no duró mucho pero me desperté aterrorizada:
Iba andando por el centro de Madrid y había unas máquinas expendedoras de oxígeno, cada pocos metros insertaba una moneda en una de ellas y retomaba el aliento para poder continuar hasta mi destino. Parquímetros de oxígeno lo llamé.

Y es que Madrid se está convirtiendo en una ciudad sangrante, se respira el malestar social, los centros de salud cambian los póster de vacunación por las pancartas reivindicativas, en los balcones leemos mensajes como “Sanidad pública no se vende” o “Por una educación pública para todos”, el precio del metro aumenta mientras la frecuencia y la limpieza de los trenes disminuye. Coger el subterráneo en hora punta se ha convertido en deporte de riesgo.

Menos mal que Madrid sigue teniendo esas cosas que enamoran, músicos improvisados que le añaden soul al frenético ritmo de la ciudad … ah no, que desde el  26 de septiembre del pasado año la música callejera es ilegal sin autorización previa, por lo que tocar en la calle puede suponer una multa de 750€ y la incautación del instrumento. Ley del Ruido lo llaman.

Dicen que hay que mirar al pasado para saber cuál es nuestra historia, bien, pocos músicos reconocidos hoy y avalados por un sello discográfico no han tocado en la calle ¿qué dirían si tuvieran que rellenar un formulario para la obtención de autorizaciones como este? Bob Dylan, Joaquín Sábina … no tengo que irme tan lejos, aunque yo no soy muy fan Lourdes Hernández (Russian Red) pasó a ser conocida como la adolescente de labios rojos que tocaba en el metro de Madrid. ¿Qué opinarán esos políticos que tienen que conceder las autorizaciones sobre estos artistas? ¿tendrán sus discos en su librería musical?.

Además de otras muchas restricciones hay algunas calles en las que directamente no se podrá tocar, a mí me dan ganas de coger un matasuegras y una pandereta e irme a la calle hortaleza a quebrantar la ley.

Calles en las que está prohibido tocar

Calles en las que está prohibido tocar

Por supuesto nos tendremos que despedir de las músicas reivindicativas, mira que a mi me gustan las metáforas pero cuántas vueltas tuvo que dar Raphael con “Mi gran noche” para introducir la temática sexual en su repertorio 😉

Y así , poco a poco, se van perdiendo las libertades, la espontaneidad y el carácter de una ciudad. Una película de terror

P.D: Unos días después de publicar esta entrada corrió como la pólvora por Internet este fantástico vídeo de los Potato Omelette en las pruebas de músicos callejeros de la Comunidad de Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s